fbpx

Interoperabilidad en BIM

PorEquipo BIMnD

Interoperabilidad en BIM

Como muchos ya sabéis, BIM es mucho más que solo un software o modelar geometrías en 3D.

BIM es un gemelo digital del elemento real que vamos a construir, rehabilitar y/o realizar su mantenimiento durante el ciclo de vida de la edificación.

Ese significa que está compuesto por elementos digitales que representan un fiel reflejo con la realidad y a los cuales podemos añadirle propiedades y metainformación (en el nivel de detalle que necesites/elijas).

 

¿Qué es la Interoperabilidad en BIM?

Cuando hablamos de interoperabilidad, nos referimos a la capacidad de un programa de trabajar con los archivos producto o exportados de otro programa.

No necesariamente ambos softwares tienen la misma finalidad, ni las mismas características, así que surge la necesidad de archivos de compatibilidad para trabajar entre softwares.

El problema también es extensible cuando trabajamos con metodología BIM.

Aquellos que hayan trabajado algo con cualquier programa BIM, pueden estar haciéndose la siguiente pregunta.

Está muy bien mi modelo, pero ¿Qué hago ahora con él?

Cómo puedo usar mi modelo para :

  • sacar información
  • hacer cálculos
  • redactar una memoria
  • hacer un presupuesto

 

Aquí en los procesos y la usabilidad,  es donde entra el concepto de interoperabilidad en valor.

¿Para qué puedo usar mi modelo BIM?

Otra pregunta esencial es preguntarse antes de hacer cualquier modelo con información BIM es tener claro su uso y finalidad.

El modelo BIM en sí, es una idea que puede ser tan extensa que podríamos gastar todos nuestros recursos en generarlo, así que lo importante no es el modelo en sí, sino el saber qué necesitamos (información) del modelo, respetar el protocolo BIM y una buena metodología para ser eficiente.

Determina siempre la información que necesitas y el para qué. No tiene sentido gastar recursos en aquello que no te aporta valor. Céntrate en lo importante.

Si necesitas una certificación energética o un cálculo de estructuras, no necesitas modelar mobiliario ni carpinterías complejas, mucho menos volcar información de costes o propiedades físico-acústicas.

Pero, eso no quiere decir que en un futuro no puedas, solo que hay que tener claro para que usas el BIM y optimizar recursos.

“Si necesitas una certificación energética o un cálculo de estructuras, no necesitas modelar mobiliario ni carpinterías complejas”

 

Las Ventajas de IFC y el porque no debes hacerlo todo (ni solo, ni con un único programa)

El alias de“maestrillo liendre, de todo sabe, de nada entiende”, suele ser el tercer punto que nos incumbe para los que nadamos en el mundo BIM.

Yo no puedo dedicarle tiempo a aprenderlo todo sobre el BIM.

Entonces te hago una pregunta cuando un electricista tiene que cambiar las tuberías de agua caliente de su casa ¿a quien llama?, evidentemente a un fontanero. Ambos trabajan sobre la misma base pero los dos trabajan elementos distintos, ambos usan planos, pero ambos les afecta normativas aplicables diferentes y cálculos anejos a su campo de trabajo.

Porqué, entonces empeñarse en aprender hacerlo todo con un solo programa.

Solo necesitas el programa que opere con la información  que necesitas, y gracias al IFC puedes volcar los documentos, en un único archivo BIM.

 

El IFC, es el formato de intercambio básico y más usado entre programas BIM. Algo así como el sistema FIEBCD de los presupuestos que mediante archivos de extensión “.bc3”, con los que se pueden comunicar los distintos programas presupuestarios.

Estos archivos son esa base, que le servirá tanto al ingeniero que calcule la estructura, como al que calcula las instalaciones y el que finalmente haga la licitación para ejecutar la obra del proyecto de ejecución. Todos parten de la misma base y es la comunicación entre ellos lo que integra la interoperabilidad entre programas y metodología BIM.

 

Herramientas para la Interoperabilidad

Cuando se ejecuta un proyecto, se empieza por una base, un primer concepto.

En la metodología BIM siempre se comienza por los mismos cimientos. Donde el espacio y el volumen son la piedra clave. Una vez definida la clave, definimos elementos, tipologías (puertas, ventanas, suelos, muros…).

Como al arquitecto que le gusta dibujar con pluma o el que usa carboncillo, cada modelador prefiere un programa inicial (Archicad, Revit, Allplan, Bricscad…).

Todos llegan al mismo objetivo, a ese fichero compatible, que es el IFC, una especie de PDF aplicado al BIM, que permite que cada profesional trabaje en su campo y con su software, pero que gracias al formato IFC pueden volcarse en un único archivo con toda la información disponible, la magia del BIM.

La herramienta, funciona si tu método de trabajo funciona. No intentes taladrar con un destornillador, es posible, pero pierdes tiempo y esfuerzo intentándolo. Céntrate en comunicar tus herramientas lo mejor posible, piensa el camino primero y aparecerán menos sorpresas.

“La herramienta, funciona si tu método de trabajo funciona”

Procesos y líneas de trabajo

Una vez poseemos un modelo a un nivel de detalle aceptable a nuestras necesidades, es el momento de explotarlo.

Tenemos que crear un plan estratégico de trabajo, básicamente concebir un planteamiento que nos ayude a transvasar información entre los distintos programas que usan la metodología BIM y plantearse el flujo de trabajo específico que será necesario con cada uno.

Para que no se convierta en una tarea imposible, hay que aclara que la interoperabilidad BIM no es una fórmula mágica y sencilla que te facilita el trabajo. Es una forma de actuar para trabajar de manera rápida con la gigantesca cantidad de datos que el BIM posee.

Se ahorra tiempo y dinero, sí, pero necesita un método, “un cómo” específico al programa y necesidades.

“la interoperabilidad BIM no es una fórmula mágica y sencilla que te facilita el trabajo.”

La manera más inmediata para actuar es el volcado de Información desde el IFC.

Las distintas marcas de software ponen sus esfuerzos en brindarte su ayuda para agilizar tu trabajo, la realidad es que aún quedan algunos flecos sueltos en el sistema de compatibilidad y de determinados softwares. La experiencia del usuario siempre influye, así como la marca de software. Lo mejor siempre es probar, antes de decidir.

¿cuál es mejor? Depende de lo que necesites y de tus destrezas profesionales.

Cuéntanos tu experiencia en la exportación de archivos. ¿ Has tenido algún problema? ¿ con qué software? ¿ cómo lo solucionaste?

Sobre el autor

Equipo BIMnD administrator

Deja un comentario